Obsesión con comer ¿cómo me saco la comida de la cabeza?

Obsesión con comer ¿como me saco la comida de la cabeza?

Te levantas y vas directa a desayunar.
A las pocas horas ya estas pensando en el almuerzo.
No has terminado de almorzar y ya estas decidiendo que vas a comer al mediodía.
Después llega la merienda, la cena y …….todo lo demás hasta que consigues ir a dormir.

Muchas personas con este problema son adictas a la comida. Por razones fisiológicas o emocionales, su organismo y su mente están atascados en la comida. Y digo atascados porque el comer esta por encima de cualquier otro interés. Su vida gira en torno a la comida. Y todo lo demás esta en un segundo plano.

Realiza el test de la adicción para salir de dudas.

Este test solo confirma algo que seguramente ya sabes.
Si la comida ronda tu cabeza 24 horas al día, no necesitas que nadie ni nada te diga que tienes un problema.
El test es una herramienta para recordarte que tienes un problema con la comida  y puedes encontrar una solución.

Tengo obsesión con comer y solo pienso en comida.
Adelgazar es imposible con este pensamiento rondando mi cabeza las 24 horas.

Obsesión con comer. Causas:

1. CAUSAS FISIOLÓGICAS

1.1. Hormonas:

Hay mecanismos de saciedad y hambre que regulan tus ganas de comer. Cuando estos mecanismos estan alterados, podemos sentir hambre de manera constante. Es entonces cuando nos damos cuenta que estamos obsesionados con la comida y pensamos continuamente en ella.

En esta situación intentar adelgazar es una batalla pérdida. Podemos controlar nuestras ganas de comer durante un tiempo, pero tarde o temprano nuestro impulso por comer nos vencerá.
Hormonas como la insulina, leptina, glucagón y cortisol ponen en marcha una serie de procesos que determinan cuándo y cuánto comer.

Nuestro estado de vida es el responsable de las alteraciones en estos delicados mecanismos.
Resultado: hambre constante y obsesión por comer.
El estrés, la falta de sueño, las dietas ricas en productos procesados y la inactividad favorecen un ambiente inflamatorio que desequilibra nuestras hormonas.

1.2. Flora intestinal:

La flora intestinal se alimenta de lo que comemos.
Si nuestra alimentación esta basada en azúcares y productos refinados, esto es lo que va a nutrir a nuestros microorganismos.

Cuando decidimos reducir el consumo de estos alimentos, nuestros microorganismos mandan señales para que volvamos a consumirlos.
Si les privas de comida, van a pasar hambre. Y harán todo lo posible para que les llegue el sustento que les nutre. Aun siendo pequeños son muchos, e intentaran modificar nuestro comportamiento para favorecer su supervivencia.
Su ansiedad por comer se refleja en nuestra ansiedad por comer. ¿Increíble verdad?

La flora bacteriana que crece con el consumo de alimentos procesados es una flora intestinal de naturaleza inflamatoria. Esto significa que su presencia en nuestro sistema digestivo no supone ningún beneficio. Al contrario.  Dañan la mucosa intestinal, favorecen el asentamiento y proliferación de patógenos y generan permeabilidad intestinal.
La combinación perfecta para alterar nuestro metabolismo y los mecanismos que regulan la saciedad y el hambre.

2. CAUSAS EMOCIONALES

2.1 Hábitos.

A muchos nos han enseñado de pequeñitos a usar la comida para todo o casi todo.

Lo positivo se celebra con comida.
Tarta en los cumpleaños, palomitas en el cine, chucherias con Halloween, turrón en Navidad.

Y lo negativo se solventa con comida.
Un caramelo cuando nos hacemos daño, unos dulces si estamos depre, chocolate cuando estamos decaídos.
Muchas personas con una infancia solitaria y falta de afecto han recurrido a la comida como consuelo. Han aprendido a suplir la carencia de amor y atención, con algo que siempre esta ahí y les hace sentir bien. Al principio parece dar resultado, pero a largo plazo solo genera mas soledad y desconexión.

Estos hábitos nos hacen recurrir a la comida cuando no tenemos hambre fisiológica. Comemos por puro placer o para cubrir una carencia afectiva. En el segundo caso estamos mezclando sentimientos con comida. Lo que se conoce como «comer emocional».
¿Esta mal? No, siempre que sea de vez en cuando y en pequeñas dosis.
El problema es que después de recurrir a este comportamiento siempre que se nos presenta una dificultad, no solucionamos el problema de fondo. Este seguirá presentándose, y volveremos a echar mano a un recurso que lo único que hace es calmarnos por un momento.
El hábito se hace crónico. Con el tiempo nos volvemos dependientes de la comida y cada vez necesitamos más cantidad para aliviarnos.

Obsesión con comer. Soluciones:

1.SOLUCIONES PARA LAS CAUSAS FISIOLOGICAS.

Restablece el equilibrio en tu organismo para que las señales de hambre y saciedad vuelvan a funcionar correctamente.
Para ello haz, lo que estas cansada de oír en todos sitios:

  1. Dieta.
    Elimina alimentos refinados y procesados. En muchos casos, y esto se tiene que ver de forma individualizada, hay alimentos saludables que también es necesario eliminar. Para ello puedes trabajar conmigo de forma personalizada. Eliminarás todos los alimentos que perpetúan tu obsesión por comer, y determinarás aquellos que son seguros y de gran densidad nutricional.
  2. Descanso.
    Duerme y duerme bien. La alteración del sueño altera tus hormonas. Después de una mala noche, llega un día de picoteo constante.
  3. Ejercicio.
    La masa muscular es fundamental para regular la glucosa e insulina. Dos aspectos importantes para no sentir hambre y ansiedad por comer. Además el músculo en reposo quema muchas más calorías que tus michelines.
  4. Estrés.
    El cortisol que liberamos en situación de estrés suele eliminar el hambre. Pero esto solo sucede en una situación puntual de estrés. De manera crónica, el estrés favorece la inflamación, el deposito de grasa en la zona abdominal y el hambre continua. La obsesión de comer y el estrés van de la mano.

2. SOLUCIONES PARA LAS CAUSAS EMOCIONALES.

Analiza cuándo echas mano de la comida y de qué comida se trata.

HAZTE ESTAS PREGUNTAS:

  1. ¿ Cuándo me entra hambre? ¿ En qué situaciones?
  2. ¿Qué siento emocionalmente cuando me voy a lanzar a comer?
  3. ¿ Qué tipo de alimentos consumo en esos momentos de ansiedad por comer?
elimina la ansiedad por comer

 

MEDIDAS:

  1. Intenta retrasar la ingesta de comida. Ponte a hacer algo para distraerte.
  2. Come algo saludable en lugar de recurrir a los alimentos procesados que tanto te apetecen.
  3. Considera la asistencia a un grupo de apoyo.
  4. Busca ayuda con un profesional especializado en adicción a la comida.
  5. Apúntate a mi programa » Elimina la ansiedad por comer». Un programa que te enseñara como superar la obsesión por comer.

 

Pensar en comer es sano. El pensamiento es el motor que nos lleva a realizar una acción. Pero si pensamos en comer para satisfacer algo que nada tiene que ver con el hambre fisiología, estamos confundiendo las cosas.

Tu obsesión con comer no es debida a una debilidad personal. Tu mente genera este pensamiento porque están presentes todos los factores que lo hacen posible. De nada sirve luchar contra él. Porque nadie puede mantener una batalla las 24 horas del día.
Lo importante es saber que tiene solución. Y hay profesionales que saben y entienden porque te esta ocurriendo.

Imagina el día en que la » obsesión con comer« nada tenga que ver contigo. Cuando tu mente este llena de pensamientos creativos, interesantes y llenos de vitalidad. Pensar en comer será algo puntual que solo se presentará cuando  tengas hambre de verdad.
Reserva una consulta conmigo si quieres seguir hablando del tema. Te contaré como puedo ayudarte.

Fuentes:

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.