La lactancia materna protege de la obesidad.

¿Te han alimentado con lactancia materna? ¿ Durante cuanto tiempo?

Te pregunto esto  porque si la respuesta es no, o sólo has tomado el pecho durante un periodo de tiempo reducido, tienes un mayor porcentaje de sufrir obesidad. Y aunque no es el único factor determinante del sobrepeso, es uno de gran importancia.  Sigue leyendo porque no sólo es el peso
lo que esta en juego.

LECHE  DE FORMULA Y  AUMENTO DE PESO RÁPIDO

Todas las madres saben que la leche materna es lo mejor para sus bebes, y sin embargo el porcentaje de madres que practican la lactancia materna es muy pequeño y muchas de estas sólo  la mantienen durante un  corto periodo de tiempo.

Las formulas en polvo que comercializan para hacer  biberones son a base de leche de vaca, una leche ideal para el rápido crecimiento de un ternero, pero que nada tiene que ver con las necesidades de un bebe.
Los terneros doblan su peso en 47 días, mientras que un bebé lo hace en 180 días. El crecimiento del ternero es notable a nivel corporal, mientras que en el bebe es más a nivel cerebral. La leche de vaca tiene un nivel de proteínas y minerales adecuado para producir tal rápido crecimiento  en las crías de vaca. Los bebes alimentados con biberón toman  un 70% de proteínas y este exceso de proteínas esta relacionado con el sobrepeso que se observa en el primer año de vida y que en la mayoría de los casos se mantiene durante la infancia, adolescencia y edad adulta.

MENOS ENFERMEDADES CON LA LACTANCIA MATERNA

Según las investigaciones llevadas a cabo por el doctor Alan Lucas, director del Medical Research Council’s Childhood Nutrition Research Centre en Londres, las dietas que provocan un rápido crecimiento y sobrepeso en la lactancia suponen un detrimento para la salud. El sobrepeso aumenta el riesgo de sufrir diabetes y enfermedades cardiovasculares.
La leche de fórmula supone además  una mayor incidencia en los niños de sufrir enfermedades respiratorias, infecciones de oído, diarreas y gastroenteritis.

LA LACTANCIA MATERNA ASOCIADA A LA INTELIGENCIA

Otro aspecto importante es la relación entre la lactancia materna y la inteligencia.
Numerosas investigaciones, entre ellas las realizadas en la Universidad de Oxford y el Instituto de Investigación social y económica de Essex, Inglaterra, han llegado a la conclusión de que los niños alimentados con leche materna gozan de un coeficiente intelectual de entre 3 y 5 puntos superior al de los alimentados con fórmula.
Y los resultados tras realizar estudios comparativos indican que los beneficios se mantienen a los 5,
7 y 11 años de edad.
Algunos apuntan que ciertos ácidos grasos de cadena larga presentes en la leche materna son los responsables del perfecto desarrollo del cerebro y sistema nervioso. Otros opinan que las palabras, miradas y caricias de la madre y el contacto piel con piel durante las tomas constituyen un estimulo importantísimo  para el bebe.

LA LACTANCIA FAVORECE EL DESARROLLO EMOCIONAL

La madre que da el pecho produce oxitocina, la denominada hormona del amor. Y gracias a esta hormona, la madre genera fuertes sentimientos de amor  hacia su bebe que la hacen  más receptiva
y predispuesta a las necesidades del pequeño. Un aspecto muy positivo para el desarrollo emocional del bebe, que necesita una atención exclusiva y constante en los primeros meses de vida.

LA LACTANCIA Y LA OBESIDAD

La lactancia materna determina  la implantación y desarrollo de una flora bacteriana que favorece el mantenimiento de un peso saludable. 
Hay multitud de bacterias, virus, parasitos y hongos que pueblan la mucosa intestinal, y su actividad influye en nuestro metabolismo.
Este ecosistema microbiótico afecta a nuestras hormonas, neuro-transmisores, niveles de inflamación y hasta determina nuestros antojos por ciertos alimentos. 

Los nutrientes de la leche materna nada tiene que ver con los que se encuentran en las leches maternas de formula, y por mucho que se empeñen los laboratorios en copiarla, la naturaleza se lo ha puesto muy difícil.  Esos determinados nutrientes son específicos para determinadas bacterias que pueden metabolizarlos, y que nada tienen que ver con las bacterias que digieren los nutrientes presentes en las leches en polvo. 
Los niños amamantados con pecho tiene una flora bacteriana antiinflamatoria, un valor seguro para protegerse de la obesidad, que no deja de ser un síntoma de inflamación.

NO TOME EL PECHO ¿ QUE PUEDO HACER AHORA?

Pues lo primero de todo no culpes a tu madre. Seguramente no estaba bien informada, de otra manera hubiera hecho lo que más favorece a su bebe. 
Y segundo: hazte más consciente de lo que comes. 

Ahora se trata de mantener una dieta que favorezca el desarrollo de una flora bacteriana saludable, que reduzca los niveles de inflamación, regule los mecanismos de saciedad y te pida alimentos sanos. 
Y esta dieta es tan sencilla como aumentar la fibra a través del consumo de verduras, legumbres, cereales integrales, frutas y frutos secos, y eliminar los alimentos procesados y refinados como los azúcares, que fomentan el desarrollo de una flora bacteriana favorecedora del  sobrepeso.

Excepto en determinadas circunstancias, la lactancia materna debería ser un derecho de los bebes y una obligación de las madres.
«Debería haber una ley mundial, para que todas las madres amamantaran a sus bebes hasta los seis meses» opinaba la modelo Gisele Bündchen.

Yo  he amamantado a mis hijos hasta los dos años y medio. Reconozco que es muy esclavo, y requiere una dedicación exclusiva que las madres con trabajo  a tiempo completo no pueden
permitirse. Pero aquellas afortunadas que pueden dar a sus hijos este gran regalo de la
naturaleza se ven recompensadas viéndoles  crecer sanos y felices. Y debo añadir: esbeltos.

Libro recomendado:  Carlos González » Un regalo para toda la vida»

Websites recomendadas:
www.crianzanatural.com
www.laligadelaleche.es
www.fedalma.org
www.albalactanciamaterna.org

Categorías Blog

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.