La fuerza de voluntad para adelgazar no funciona.

Siempre has confiado en tu fuerza de voluntad para adelgazar. Es la herramienta que has usado para controlar el consumo de ciertos alimentos.
Esos alimentos que no deberías comer, pero que te resultan tan irresistibles.

Solo uno más.
Solo el fin de semana.
Solo con la merienda.
Mañana lo quemo en el gimnasio.

Es importante que entiendas que estos alimentos son adictivos. Y es precisamente su naturaleza adictiva la que boicotea tu fuerza de voluntad.

YO NO TENGO ADICCIÓN A LOS ALIMENTOS PROCESADOS.

Negar la adicción es algo propio de los adictos. Y lo hacen porque no quieren eliminar aquello que les da tanto placer y satisfacción.

Y es normal. El motor que nos mueve en la vida, es la búsqueda de placer y felicidad.
Y gracias a ello, estamos asegurando la supervivencia de la especie humana.
El problema es que el hombre es capaz de diseñar substancias y experiencias para las que no estamos preparados biológicamente. Y estas mismas substancias y experiencias nos atrapan en detrimento de otras mas acordes a nuestra naturaleza.

Pero, ¿Y si eres de aquellos ( una pequeña minoría en extinción) que pueden consumir pasteles, helados, snacks, bollería y dulces con moderación? Genial. Son alimentos nefastos para tu salud, pero si esto no te preocupa, adelante. No necesitas seguir leyendo.

Pero y si tu caso es diferente porque:

  • Cuando empiezas a comer ciertos alimentos, no puedes parar.
  • Comes productos procesados a pesar de tener un problema de salud: obesidad, problemas cardiovasculares, diabetes.
  • Tu única satisfacción es comer, y en especial comer ciertos alimentos.
  • Tienes un desorden alimenticio: bulimia, anorexia, comedor compulsivo.
  • Si te faltan ciertos alimentos que consumes de forma regular, te vuelves irritable y ansioso.

Si te identificas con los casos arriba expuestos, sigue leyendo. La información expuesta te puede ayudar.

NO ES LA FUERZA DE VOLUNTAD, ES LA COMIDA.

Tu problema no es la fuerza de voluntad, es la comida. Y solo cierta comida: la comida procesada o los alimentos procesados.
Deberían llamarse pseudo alimentos.

¿A QUE NO PUEDES COMER SOLO UNA?alimentos procesados y super sabrosos

Estos alimentos han sido diseñados y manipulados por la industria alimentaria para que no puedas parar de comerlos. Son drogas.

“ I bet you can´t just eat one” es un slogan que cierta marca de patatas fritas utilizó en su publicidad.
Y con mucha razón.

Hay estudios que demuestran que dejar estos alimentos es más difícil que dejar otras drogas como la cocaína o el alcohol.

El efecto neurológico que su consumo produce en el cerebro es igual al producido por otras sustancias comúnmente reconocidas como drogas.

Cuando comemos algo que en la jerga nutricional americana llaman hiper palatable ( super sabrosos), se produce un subidón de azúcar en sangre y una gran liberación de dopamina en el centro de recompensa del cerebro
Esta super sensación de placer, que nada tiene que ver con la que producen experiencias más normales cómo comer comida sana, pasar un rato con amigos o familiares, hacer ejercicio, etc, es lo que nos engancha.

La experiencia se registra en nuestra memoria como una experiencia muy positiva, y querremos volver a repetirla una y otra vez. Especialmente en situaciones incómodas o dolorosas.

Cuando estamos estresados, aburridos, tristes, frustrados o deprimidos, echamos mano a algo que nos haga sentirnos mejor. Y buscamos algo que funcione de forma rápida.
El placer que experimentamos con estos alimentos procesados es muchísimo mayor que el que nos proporciona cualquier alimentos entero ( tal cual nos da la naturaleza).
Son alimentos diseñados de acuerdo al bliss point. Término que se traduce como el punto de la felicidad y que se refiere a la combinación perfecta de ingredientes como azúcares, grasas, sal y aditivos.
Alimentos irresistibles que no puedes parar de comer.

La repetición de una experiencia, especialmente si se trata de una experiencia intensa, produce cambios estructurales a nivel neuronal y crea hábitos.
Con este resultado, la fuerza de voluntad no funciona.

FUERZA DE VOLUNTAD PARA OTRAS COSAS

La gente que quiere adelgazar se siente fracasada porque a la hora de comer no puede moderar el consumo de ciertos alimentos.
En su propósito de adelgazar, logran sacar la fuerza de voluntad para hacer ejercicio. Van al gimnasio, a clases de pilates, a caminar….¿ Por qué tienen fuerza de voluntad para estas actividades pero cuando se trata de comer no les funciona?
La fuerza de voluntad para hacer ejercicio es puntual. A una hora del día, te pones las pilas y realizas lo que te habías propuesto. Una vez terminas, te das por satisfecha y pasas a otra cosa.

Pero cuando se trata de la comida, estás ejercitando la fuerza de voluntad desde que te levantas hasta que te acuestas.
La obsesión por comer esta en tu cabeza desde que abres los ojos.
Empieza con el croissant o el frappuccino de Starbucks, y continua dándote sugerencias a lo largo del día.
Te mantienes a raya con tu fuerza de voluntad, que se va desgastando de tanto ejercitarla.
Normal que sea siempre por la noche cuando la mayoría de la gente se da los atracones. Las idas y venidas a la cocina después de cenar se hacen interminables. En estos momentos y con ciertos alimentos, no hay fuerza de voluntad que valga.

SOLUCIÓN A LA FALTA DE VOLUNTAD PARA ADELGAZAR.

Cuando tengas ganas de comer y antes de lanzarte a comer, hazte esta pregunta:

¿ QUE QUIERO COMER EN ESTE MOMENTO?

Ganas de comer comida sana = Hambre fisiológica.

Si las ganas de comer que sabotean tu fuerza de voluntad es por alimentos sanos, tu cuerpo necesita nutrición.
Una deficiencia energética o de ciertos nutrientes,  produce un hambre que no podrás controlar con tu fuerza de voluntad. O no de forma indefinida.
En estos casos come algo sano y espera a digerirlos para sentirte saciada.

Ganas de comer comida procesada = Hambre emocional.

Si las ganas de comer que sabotean tu fuerza de voluntad es por alimentos super sabrosos y procesados hazte estas preguntas:

¿ Qué siento en este momento que me hace obsesionarme con este tipo de alimentos?
¿Estoy aburrida, triste, enfadada?
¿ Te sientes insatisfecha con tu vida y quieres darte algo de placer?

Seguramente hay algo incomodo que te hace recurrir a estos alimentos.
Este tipo de alimentos, por su alto contenido en grasas y azúcares, producen una gran liberación de dopamina con la consiguiente activación del centro de recompensa del cerebro.
De manera momentánea, nos calman, por eso se llaman comfort foods. Pero a largo plazo, nos perpetúan más en la obsesión y traen consecuencias negativas para nuestra salud: obesidad, diabetes, depresión.
Intenta distraer tu obsesión haciendo algo más saludable.
Al principio es difícil, pero cada vez que sustituyes el comportamiento adictivo por otro diferente, empiezas a debilitar ese hábito y la próxima vez sera un poco más fácil superar tus ganas.

RECUERDA:

Con ciertos alimentos, no sirve la fuerza de voluntad.
No paramos de comerlos cuando estamos llenos, sino cuando ya no quedan.

SOLUCIONES:

Si estas cansada de controlar tu  ansiedad por comer, y sabes que la fuerza de voluntad para adelgazar no da resultado,  te invito a:

Estudios:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.